top of page

PEDIDA DE MANO

CON EL FANTASMA DE LA ÓPERA

En la tarde, la mejor amiga de tu amada te hará una propuesta irresistible, una oportunidad excepcional que solo se presenta una vez al año: visitar de manera privada, exclusiva y gratuita un teatro emblemático de París. Esta ocasión única y efímera te será presentada como un evento imperdible para cualquier amante del arte y la cultura.

Ambas jóvenes se dirigirán al famoso teatro, cuya sublime fachada anticipa la belleza que aguarda en su interior. Adentrándose en un vestíbulo bañado por una luz tenue y envuelto en un aura misteriosa, se encontrarán con una sorpresa inesperada: estarán solas, completamente solas. No habrá ningún otro visitante a la vista. Tan solo la guía, cuyo entusiasmo se manifestará desde el primer instante (en realidad, una actriz especializada en improvisación), estará allí para recibirlas y prometerles desvelar, durante la visita, los secretos que envuelven este lugar de prestigio.

 

Al iniciar la exploración de este magnífico edificio, se adentrarán en un estrecho pasillo con paredes revestidas de retratos inmóviles de antiguas estrellas del espectáculo. Pero un fugaz movimiento captará inmediatamente su atención. Divisarán a lo lejos a un hombre misterioso, vestido con pantalones negros, una camisa blanca inmaculada, una máscara que oculta su rostro y una capa oscura. Aparecerá brevemente para luego desvanecerse como un relámpago inaprensible. La guía, que en ese preciso momento miraba en otra dirección, admitirá no haber visto nada, resaltando cómo la grandeza y la historia del lugar a veces juegan malas pasadas a aquellos que se aventuran por allí.

 

Avanzando incansablemente a través de los cautivadores laberintos del teatro, las mujeres percibirán de forma intermitente la figura enmascarada, quieta y observadora, o escondida tras una cortina, dejando entrever fugazmente su enigmática silueta. El hombre, como un felino astuto, se deslizará hábilmente de un lugar a otro. Cada vez que intenten acercarse, el desconocido les esquivará, desvaneciéndose en la oscuridad como una sombra mística, provocando en ellas una extraña sensación...

 

Después de un tiempo, las exploradoras llegarán a los camerinos del teatro, donde reinará una calma febril. Con pasos resonantes sobre el suelo de madera pulida, ingresarán a los espacios íntimos de los artistas, donde los espejos, los trajes y los efluvios de maquillaje evocan por sí solos los meticulosos preparativos de los actores antes de subir al escenario. Sin embargo, tu amada, insegura, estará con la mente en otro lugar... ¿Qué está sucediendo? ¿Por qué está allí?

 

Las tres mujeres continuarán su travesía antes de encontrarse frente a una imponente escalera. Mientras se preparan para subirla, serán interrumpidas por la irrupción delante de ellas del hombre disfrazado, oculto tras las barandillas, observándolas con sus penetrantes ojos antes de desvanecerse en lo alto del teatro. En esta ocasión, incluso la guía será testigo de la escena, aunque solo podrá brindar una explicación vaga, admitiendo tímidamente, con la voz temblorosa, que corren persistentes rumores sobre la presencia de un fantasma en las profundidades del sótano del edificio. Un ambiente de misterio se intensificará, cautivando a las dos amigas en el embriagador torbellino de la visita...

 

Una vez que suban los escalones, las mujeres llegarán al nivel superior del teatro, donde se encuentran los magníficos palcos del proscenio, normalmente reservados para personalidades destacadas. Mientras tanto, un aire de ópera se hará cada vez más audible, impregnando el lugar con su exaltante grandiosidad. Las puertas ricamente decoradas se abrirán revelando una vista impresionante de la sala de espectáculos, con asientos de un escarlata vibrante perfectamente alineados, balcones dorados que destellan adornados con delicadas esculturas y motivos barrocos, y un magnífico candelabro suspendido del techo. Ojalá el gran candelabro no caiga...

 

En el escenario elevado, un virtuoso pianista y una cantante de ópera ataviada con un deslumbrante vestido se entregarán a una interpretación apasionada y arrolladora de "Voi che sapete" (Mozart). La voz de la soprano se elevará en el aire, llenando la sala de una potencia vertiginosa que transportará a las tres discretas observadoras a una dimensión sublime. Pero el encanto se romperá bruscamente cuando el fantasma haga otra aparición, oculto en un palco en frente. Un escalofrío recorrerá sin duda la espalda de tu amada cuando se encuentre con su mirada hipnótica...

 

La guía pedirá a sus visitantes que abandonen el lugar y bajará las escaleras con paso ligero. Las dos amigas tendrán dificultades para seguirla. En la planta baja, abrirá de forma decidida una gran puerta que revelará de golpe la grandiosa e impresionante sala de espectáculos. Luego, una vez dentro, la cerrará de inmediato, como si quisiera escapar de un peligro inminente. Atraídas irresistiblemente por la música que se intensifica, las mujeres avanzarán lentamente hacia el escenario, dejándose llevar por la poderosa fuerza del canto lírico. Las notas resonarán con cada vez más intensidad, penetrando en cada fibra de su ser y despertando una gama de emociones intensas. A medida que se acerquen a la fuente musical, el aire se volverá casi palpable, vibrante en el ambiente con una fascinante energía.

 

Pero de repente, la cantante de ópera, presa del terror, se detendrá y lanzará una mirada aterrada hacia su izquierda, antes de soltar un grito agudo que helará la sangre de todos los presentes. Incapaz de enfrentar el inefable horror que se despliega ante ella, perderá el conocimiento, seguida rápidamente por el pianista que también caerá desmayado. Es en ese preciso instante que el Fantasma de la Ópera hará su entrada en el escenario, avanzando con paso deliberado y silencioso.

 

Con un gesto teatral, el hombre hará aparecer una rosa roja desde debajo de su capa y, lentamente, se quitará la máscara, revelando un rostro que hasta ese momento había permanecido misteriosamente oculto. Y ahí, se revelará su identidad: ¡eres tú el Fantasma de la Ópera! Un sagrado silencio invadirá la sala, mientras los latidos de tu corazón y los de tu amada latirán al unísono. Arrodillado en el escenario, pronunciarás palabras solemnes y le pedirás la mano a tu amada. En un eco cargado de emoción, ella responderá con una voz llena de certeza: "¡Sí!".

 

En una explosión de alegría y sorpresa, la cantante y el pianista despertarán de su inconsciencia, aplaudiendo con fervor el tan esperado desenlace. Unidos en su pasión compartida, darán inicio al emocionante "Ave Maria" (Gounod), que transportará al público en un torbellino de emociones profundas.

 

Mientras la melodía resuena en la sala, la guía se unirá a ustedes con una botella de champán, permitiéndoles sellar el asombroso momento que acaban de compartir.

Indudablemente, a lo largo de esta extraordinaria aventura, un talentoso actor habrá encarnado de manera magistral el papel del Fantasma de la Ópera, manteniendo vivo el misterio y la emoción en cada una de sus apariciones. Mientras tanto, oculto en el lateral izquierdo del escenario, tú estarás ataviado de la misma manera que el actor, esperando el momento preciso para hacer tu entrada en escena.

Anillo de compromiso para pedida de mano

Este escenario incluye:

  • La privatización de un teatro parisino durante cuatro horas con un director de sonido e iluminación.

  • La actuación de dos actores (el guía y el fantasma) especializados en improvisación teatral.

  • La interpretación musical de dos canciones por parte de una cantante lírica y un pianista.

  • El disfraz del fantasma, que podrás conservar.

  • Una rosa y una botella de champán.

Precio

Precio del escenario: 9990 euros

Duración

Escenario con una duración promedio de 45 minutos.

Torre Eiffel

Demande en mariage avec le Fantôme de l'Opéra
Mozart Voi che sapete che cosa e amore (Cecilia Bartoli) subtitles spa eng ita.wmv

Mozart Voi che sapete che cosa e amore (Cecilia Bartoli) subtitles spa eng ita.wmv

02:40
Reproducir video
bottom of page